Qué fue de...

Areitio: cremalleras «made in Vitoria»

Una de las empresas más reconocidas y recordadas de Vitoria-Gasteiz durante la segunda mitad del siglo XX fue Areitio. Más de uno relacionará este nombre tan conocido en nuestra ciudad con su producto más memorable: las cremalleras. Pero la factoría no sólo se dedicaba a esto, ya que Areitio acabó produciendo persianas metálicas.

Otra de las razones para que sea tan recordada es la cantidad de empleados que trabajaban en esta factoría, que estuvo asentada durante más de cuatro décadas junto al parque del Prado.

Primera localización de la factoría Areitio en Judimendi (Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

Primera localización de la factoría Areitio en Judimendi (Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

La historia de esta factoría se remonta a la primera mitad del pasado siglo XX. Los hermanos Areitio, José y Ángel, y el marido de la hermana de ambos, José Ayastuy, se mudaron a la capital alavesa provenientes de Oñati. La familia Areitio, originaria de Ermua, llegó a Vitoria-Gasteiz en 1947 con la intención de establecer una fábrica en la ciudad.

Los Areitio decidieron establecer su empresa de cremalleras en el barrio de Judimendi como primera opción para su sede. José Areitio, en representación de Areitio SL, solicitó a principios de 1947 autorización para construir una fábrica en una parcela que actualmente ocupan las calles Errekatxiki, Músico Mariano San Miguel y avenida de Judimendi, aproximadamente. La solicitud presentada al gabinete municipal hacía referencia a una “factoría de aparatos eléctricos y productos plásticos”.

En febrero de 1947 Ángel Areitio se dirige al alcalde de Vitoria para facilitarle los planos de construcción de un pabellón industrial, y espera el visto bueno. Pero el ayuntamiento gasteiztarra, y más concretamente el arquitecto municipal, les deniega la solicitud en marzo de 1947 por no considerar adecuado el emplazamiento, ya que esa zona de Judimendi estaba catalogada y destinada a parques y jardines en un principio (actualmente se encuentra edificada, y el único “espacio verde” cercano a este emplazamiento se puede considerar que es la plaza Pepe Ubis), y porque estimaban que la parcela elegida estaba demasiado próxima al grupo escolar y a la capilla del barrio.

Localización elegida originariamente por los Areitio para su fábrica

Localización elegida originariamente por los Areitio para su fábrica

Finalmente, y tras varios tiras y aflojas entre el ayuntamiento y Areitio SL, los hermanos Areitio y su cuñado consiguen establecer su fábrica en el número 33 del barrio del Prado, frente al parque del mismo nombre y junto a la capilla de la Sagrada Familia, construida cuatro décadas antes, en 1905. Esta localización fue aprobada por el ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, aunque este cambio de solares no estuvo exento de cierta polémica.

Resulta cuanto menos curioso que en la primera opción denieguen la ubicación por considerar que estaba cerca de una escuela infantil y de una capilla religiosa, y en esta segunda situación no se comente nada por parte del ayuntamiento de que la parcela se encuentra a dos pasos de una iglesia y frente a uno de los ya por entonces pulmones verdes de la ciudad.

Ubicación final de la fábrica de Areitio en el Prado (Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

Ubicación final de la fábrica de Areitio en el Prado (Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

El 2 de abril el gabinete municipal concede su permiso para proceder a la construcción de la fábrica, pese a la reticencia mostrada por el vecino del número 31 del barrio del Prado, propietario del solar contiguo al que desean adquirir los hermanos Areitio para construir su empresa, y la negativa del arquitecto del Ayuntamiento a emplazar una factoría en dicha ubicación.

El vecino dirige un recurso al ayuntamiento para solicitar que no se construya una factoría junto a su parcela, que él considera de uso residencial, solicitud que es denegada por el gabinete municipal.

Así que finalmente el proyecto se edifica sobre la parte trasera de la casa número 33, en el solar adquirido por los hermanos Areitio y por su socio y cuñado. El nuevo edificio, con una altura de dos plantas (planta baja y primer piso), estaba proyectado con una superficie de 540m2 en cada una de ellas, señalando y dando cabida a futuras ampliaciones.

Fábrica de Areitio, 1957 (S. Arina - Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

Fábrica de Areitio, 1957 (S. Arina – Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

Edificio de oficinas de Areitio, 1957 (J. M. Parra - Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

Edificio de oficinas de Areitio, 1957 (J. M. Parra – Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz)

 

 

 

 

 

 

 

Tan sólo tres años después, en octubre de 1950, los dueños de la empresa presentan al ayuntamiento el deseo de construir un segundo piso en la fábrica, elevando una nueva planta sobre las dos existentes. El gabinete municipal concede su permiso para llevar a cabo esta obra de la empresa Areitio SL, a pesar de la nueva negativa mostrada por el arquitecto municipal en sus informes a que se realice esta ampliación vertical.

Así pues, durante más de cuatro decenios la familia Areitio llevó las riendas de su empresa, dedicada primordialmente a fabricar cremalleras, aunque no fue el único producto al que limitaron su producción. Areitio SL también fue una empresa creadora de patentes, y llegaron a registrar más de una veintena de ellas.

El negocio de las cremalleras fue en declive, principalmente como consecuencia de la feroz competencia que suponían las cremalleras diseñadas y fabricadas en Asia, concretamente en Japón, y a principios de los 90 la sede del parque del Prado fue derruida para vender el solar y construir en él una urbanización de viviendas.

Cremallera hecha en Areitio

Cremallera hecha en Areitio

Antes de sufrir el cierre, la empresa llegó a acuerdos defensivos durante los 90 con un grupo belga y más tarde con uno alemán, pero no facilitaron la continuidad de Areitio SL. La sede que tenían en el polígono industrial de Gamarra aguantó unos años más, pero acabó por cerrar a principios del siglo XXI.

20/07/2016

About Author

Ana Díaz


Enlaces de interés

Archivos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
Esta página web y los contenidos publicados en ella no están relacionados con ningún ente ni departamento público. Las opiniones vertidas por los articulistas y/o los comentarios de los lectores no tienen por qué ser compartidos por esta web.

ACEPTAR
Aviso de cookies